Juego de roles con Escorts

En España se practica mucho en cualquier rincón, puedes encontrar sitios donde ofrecen sus servicios de cambio de rol en paginas de contactos de Escorts, normalmente encontrarás una etiqueta para filtrar las Escorts que hagan juegos de rol

juego-de-roles-con-escorts.jpg
juego-de-roles-con-escorts.jpg, _Nov 2016

Recientemente se pueden ver muchos anuncios de Escorts que ofrecen a sus clientes servicio de cambio de rol, y es que no son pocos los que les pone mucho eso de adoptar un papel en el sexo distinto al que es habitual en ellos. Las prostitutas son hábiles en la materia y hasta se divierten mucho en este tipo de situaciones. Para no llevarnos a engaños, el precio por estos servicios suele ser alto, y es que parece, por el precio, estar concebido para gente con bastantes recursos económicos, así las cosas, los que contamos con poco dinero, nos podemos contentar haciendo este servicio solo que, por norma, en un periodo de tiempo inferior o negociando con la acompañante una tarifa algo inferior. La imaginación es un buen estímilo para que el resultado no esté sujeto sola y exclusivamente al pago de grandes cifras, ¡échale imaginación!

A muchas personas les encanta generar un clima caliente que aumente el deseo sexual y el placer con cualquier mujer, si no la tienes en casa pues tienes que apañártelas con alguna prostituta que esté por la labor de hacerte este servicio sexual especial, además este elemento siempre ayuda a reavivar la picardía entre la pareja y salir de la rutina que resulta aburrida y más mata pasiones que cualquier discusión marital. Un juego típico y muy conocido, pero que sigue funcionando y ayuda a generar este clima de forma divertida, es el famoso juego de roles que pueden adoptar uno o ambos miembros de tu entorno, ya sea una meretriz o alguna amiguita con derecho a roce.

El juego de roles simplemente consiste básicamente en que uno de los miembros o varios adopten un rol de sexo deseado. Esto de adoptar un rol resulta muy divertido ya que le agrega novedad al sexo y a la forma en que la Escort interactúa típicamente. Los roles que se pueden adoptar son diversos y depende de qué tan cómodo se sienta cada quien, pueden asumir roles con los cuáles suelen fantasear o generalmente les exciten.

Estos roles pueden asumirse haciendo uso de disfraces o simplemente personajes o modos de actuar. Por ejemplo, jugar a ser el bueno o la buena mientras que el otro asume el papel de malo o perverso y viceversa, un papel más activo mientras que el otro asume un rol más pasivo, o preparar diálogos simples que exciten al otro y lo hagan sentir más dentro del papel que decidió actuar. Parecen juegos sencillos pero son un condimento que le agrega un sabor muy bueno al intercambio sexual y se te animas a experimentarlo no quedarás decepcionado, ni tampoco tu. Otros juegos de este tipo que puedes llevar a cabo con una escort, implican el uso de disfraces que además ayudan a sentirse más sexys y deseadas a las mujeres y a los hombres; a su vez al ser insinuadores y representar fantasías personales ayudan a incrementar el deseo y placer sexual de una forma muy positiva y casi automática.

Algunos ejemplos de estos juegos podrían ser el de la mujer policía o el ladrón, el de la enfermera y el enfermo, o el doctor y la paciente, la colegiala y el profesor, etc. Aquí te mencionamos juegos típicos, pero sólo se trata de que te pongas creativo o creativa con tu pareja e intenten llevar a la acción sus fantasías más profundas. Lo bueno de estos juegos es que siempre permiten crear un clima placentero y de confianza entre la pareja con el juego de rol que le da potencia a la relación y al sexo, ayudando a tener orgasmos y llegar al climax fácilmente.

Si no eres practicante, te puede parecer un juego erótico algo extraño, extravagante si quieres, pero de lo que no hay duda es que a quienes lo practican les gusta a horrores, resulta divertido, y si se interpreta de la forma correcta ayuda mucho a que se consiga un placer extraordinario. Los mejores roles son los que cada uno quiere adoptar, sin reglas, sin miedos, a mojarse de pleno en una extraordinaria sesión de sexo del bueno.

Arriba